Zézettes de Sète, las tradicionales galletas de vino

Zézettes de Sète, las tradicionales galletas de vino

Ahora que me pongo a escribir la receta, las galletas están todavía en el horno, y ya se me está haciendo la boca agua con el olor a vainilla que desprenden esas galletas… Descubrí las zezettes cuando mi amiga Déborah fue a visitar a sus padres al sur de Francia, y me trajo ese detalle. La verdad es que me encantaron, y enseguida busqué la receta para poder hacer en casa. Y cuál fue mi sorpresa y alegría al ver que son facilísimas de hacer! Y sobretodo, que al no llevar ni huevo ni mantequilla, eran perfectas para llevar a la oficina y compartir con mis compañeros veganos.

Las zezettes se componen de harina, azúcar, aceite y vino, punto. En menos de 10 minutos ya están en el horno, y están perfectas para acompañar un té a la hora de la merienda! Su textura es crujiente con el interior suavecito, en fin, una delicia… El vino que se utiliza tradicionalmente en esta receta es el Muscat, que es un tipo de uva que se cultiva sobre todo en el sur de Francia, cerca del Mediterráneo.

Zezettes galletas veganas

Zézettes de Sète, galletas de vainilla y vino

Típicas del sur de Francia, las zézettes son súper fáciles y rápidas de hacer. Con un toque a vainilla irresistible.
Tiempo de preparación10 min
Tiempo de cocción20 min
Tiempo total30 min
Raciones: 40 unidades

Ingredientes

  • 250 g de harina de trigo
  • 40 g de azúcar blanco (y un poco más para rebozar)
  • 2 sobrecitos de azúcar vainillado
  • 75 g de aceite de girasol
  • 1 cucharadita de levadura (polvo de hornear)
  • 90 g de vino blanco

Elaboración paso a paso

  • Precalentar el horno a 180ºC
  • En un bol, mezclar la harina, el azúcar, el azúcar vainillado y la levadura
  • Añadir el aceite y mezclar con la punta de los dedos (o en un robot) hasta conseguir una textura arenosa
  • Añadir el vino blanco y amasar hasta obtener una bola
  • Formar bolitas de unos 15-20g cada una
  • Con las manos, formar unos bastoncitos de unos 10cm de largo, y rebozar en un poco de azúcar
  • Depositar en una bandeja con papel vegetal y hornear durante unos 20 min, hasta que empiecen a dorar. Dejar enfriar antes de degustar.

Las zézettes están incluso mejor al día siguiente. Se conservan una semana sin problema si se las pone en un recipiente hermético, o una caja de metal. Esta es la receta tradicional, pero podéis poneros creativos para darle otros sabores, por ejemplo con azahar o amaretto en vez de la vainilla.

Como habéis podido ver, estas galletas son muy rápidas de hacer, y como no llevan ni huevo ni mantequilla, los podréis compartir con los amigos veganos. Si buscáis otra receta de galletas fáciles para la merienda, os recomiendo que le echéis un vistazo a los financiers de almendra.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *